Frecuencia de las relaciones sexuales durante la búsqueda del embarazo

Una de las ventajas del anonimato del blog, es poder hablar abiertamente de temas tabú que en persona no he hablado con nadie. La frecuencia de las relaciones sexuales. ¿Cada cuánto es lo normal? ¿Por qué hay veces que no nos ponemos de acuerdo? ¿Cómo afecta a la búsqueda del embarazo?

Como una imagen vale más que mil palabras, aquí publico el calendario de relaciones durante el mes de agosto:

Frecuencia de las relaciones sexuales

Frecuencia de las relaciones sexuales

Nota: el día 1 y el 29 lo hicimos dos veces. (Esto no pasaba desde hace años…). Y el 27 no lo hicimos porque a pesar de estar en plena sexy week tuvimos una bronca del copón.

Ya os adelanto que lo de este mes tampoco normal. En verano, con la buena temperatura, los trapitos ligeros, y sobre todo, que no hay que ir a trabajar, pues como que nos ponemos más tontos…

Y que pasamos por rachas. Ha habido épocas de una vez o dos al mes (aunque esto tampoco es lo normal). En general, la media yo creo en que estaba en 1 ó 2 a la semana, generalmente en finde…

Y digo estaba porque desde que empezamos la búsqueda la cosa se ha animado muchísimo, y también que en general nuestra relación atraviesa una buena racha. Son muchos años ya, y como en todo hay altibajos.

Y luego ya están las necesidades de cada uno. Si por mi fuera lo haría día sí, día también, se podría decir que soy una persona muy activa sexualmente. Y por el contrario mi marido se conforma con mucho menos. Eso no quiere decir que no le guste, simplemente que es diferente. También es verdad que él trabaja y yo no, y la mayoría de días llega muy cansado de trabajar y no tiene el pito pa’farolillos.

Aunque bueno, si fuera al revés creo que yo siempre cumpliría, porque para mí es como una rutina más: aunque estés cansada te duchas o cenas todos los días, ¿verdad? Pues eso.  Con esto quiero desmitificar eso de que los hombres siempre tienen ganas de sexo y las mujeres ponen excusas. No siempre es así.

Y vosotras, ¿cada cuánto lo hacéis? ¿Cómo os ha afectado la búsqueda? Os animo a aprovechar el anonimato de los blogs y a charlar desinhibidamente sobre el tema, que a todas nos pica la curiosidad, jajaja.

PD. A partir de ahora creo que publicaré todos los meses el calendario del sexo, así padreyo tendrá que ponerse las pilas si quiere quedar bien, jiji.

Anuncios

El porqué de este blog

Después de dos años en los que no quería saber nada de niños, de repente un día me da por buscar modelos de cunas en Google. Así, a lo loco. Lo dejo pasar, pero otro día me encuentro eligiendo qué modelo de carrito compraría. Mientras van apareciendo estos pensamientos, mi marido y yo, circunstancias de la vida, nos mudamos de un pequeño piso de 45 metros con un solo dormitorio, a otro de 90 con tres habitaciones. De las tres habitaciones que tenemos, una es nuestro dormitorio, otra un despacho, y la tercera… Se queda como salita para los invitados o cuarto de plancha, con un bonito sofá cama, una cómoda y un pequeño armario. Sin embargo, cada vez que paso por delante, mi subconsciente empieza a trabajar cual interiorista de Ikea, colocando una cuna aquí, un cambiador allá… La idea va fraguando.

De repente un día estoy suscrita al canal de Verdeliss en Youtube, y al otro devoro los foros de enfemenino.com sobre maternidad.  Y luego vinieron los blogs.  Con una búsqueda estúpida sobre si una embarazada podía llevar tacones aterricé en el blog Tus patucos y mis tacones, el cuál me encantó, me enganchó y sobre todo me sentí muy identificada, puesto que nuestras circunstancias son parecidas. A partir de sus comentarios y premios, empecé a leer secretamente otros blogs como el Diario de una madre ingeniera a la que desde aquí pido disculpas por haber plagiado descaradamente la plantilla, el de No soy una drama mamá -con la que comparto mi condición de periodista-, o La hipster family de Barcelona,  con la que mi marido y yo nos vemos reflejados en nuestro gafapastismo posmoderno.

Me gustó notar cómo había toda una comunidad de blogueras en situación parecida que se apoyaban y seguían entre sí, mientras yo era una mera espectadora que no siquiera comentaba un post. ¿Quién era yo, acaso? Sólo una desconocida. Pues bien, con la intención de conocer a toda esa divertida comunidad llego yo y mi blog. Ya veremos cómo termina el asunto.

Respecto a mi marido, que digo yo que también pinta algo en todo este asunto, he de decir que desde que nos casamos siembre ha estado abierto a tener un bebé. Siempre era yo la que ponía barreras -me veía muy joven y aún no me sentía preparada-. Así que ahora, está encantado e ilusionado, aunque también he de decir que lo ve como algo que llegará a largo plazo.

Bienvenidas a mi blog.