#Señorasque te dicen que se te va a pasar el arroz… o lo contrario

Hoy quiero hablar de todas esas personas que se empeñan en juzgar a las demás, cuando nadie les ha pedido su opinión. Algunas lo hacen con buena intención y otras con mala baba, pero la cuestión es que ya estoy cansada de oír siempre los mismos comentarios.

Yo me casé con 22 años, cuando mi marido tenía 23. Lo hicimos porque podíamos, porque nos queríamos y porque nos apetecía. Nadie nos obligó a ello, ni nos presionaron, ni nada. Pues bien, mucha gente sólo con verme la alianza -aunque apenas me conozcan- ya me preguntan si estoy casada (lo cual en sí tampoco me molesta). Lo peor es lo que viene después:

-Uy, con lo joven que eres… Qué lástima.

-Con lo bien que se está sola… (versión señora divorciada)

-A esa edad lo que hay que hacer es disfrutar de la vida

Vamos a ver, ¿quién te ha dicho a ti que yo no disfrute de mi juventud? Lo hago igual que cualquier chica de 24 años, con la diferencia de que tengo un marido al que quiero a mi lado. No me estoy perdiendo nada, y si no voy a discotecas o salgo hasta las tantas es, simplemente porque no me gusta.

Y eso que todavía no tengo hijos, y hasta hace poco tampoco pensaba en tenerlos, pero también oía muchos comentarios del estilo:

-Hijos aún no, ¿no? Tú ahora disfruta…

-Ya tendrás hijos, que eres muy joven…

Y cuando les contestaba que efectivamente todavía no tenía pensado tenerlos, parece que respiraran más tranquilas y todo…

Parece que tengas que cumplir con la convención social de encontrar novio estable sobre los 24 (antes no porque estás en la universidad y también tienes que disfrutar de la vida), casarte sobre los 28-30 (con una boda a lo grande para aparentar mucho) y tener un hijo a los 32 (sólo uno, ¿eh?, más no que te amargas la vida). Si lo haces antes de este canon impuesto es que eres una mojigata, pero si lo haces después… Ay pobre de ti. Aquí viene la cara B de la moneda: el “se te va a pasar el arroz”. Es la versión opuesta de lo que me pasa a mí, pero igual de triste. Si tienes un hijo a los 37 es que eres una egoísta y una inconsciente. Y seguro que las que tenéis esa edad habéis tenido que estudiar otro tipo de comentarios impertinentes que yo por mis circunstancias aún desconozco.

Pues ya está bien. Cada persona tiene sus circunstancias y su forma de ver la vida y los demás no tenemos por qué juzgarlas. Cierto es que yo siempre he defendido una maternidad joven, porque el cuerpo está mejor preparado que a los 40 (eso es un hecho objetivo) y porque también pienso que la sociedad nos crea unas falsas necesidades que parecen imprescindibles para ser madre (tu hijo no va a ser más infeliz porque no lo lleves a Disneyland, porque comparta cuarto con su hermano o porque sus zapatillas sean de C&A en vez de D&G).

Pero porque esa sea mi opinión personal, repito per-so-nal, no voy a juzgar a una madre primeriza a los 38, porque ella sabrá que hace con su vida y tiene derecho a hacer lo que quiera y cuando quiera. Como todas.

¿Y a vosotras? ¿A las mamás más jóvenes o más mayores os han hecho comentarios de ese tipo?

 

 

Anuncios